Inicio Noticias Entrevista a Rodrigo Urbano
Entrevista a Rodrigo Urbano

Imprimir E-mail

Rodrigo Urbano

 “En las ciudades del siglo XXI debe haber equidad en el acceso a bienes públicos y espacios para que las personas participen en los procesos de desarrollo de su territorio”

El primer egresado del único título profesional de Planificador Urbano que existe en Chile, que es dictado por el Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales PUC, aboga por ciudades más inclusivas; socialmente integradas; menos contaminantes; y con más y mejor infraestructura pública, y afirma que esta nueva profesión permite abordar el desarrollo de las ciudades y territorios desde una óptica integral y multidisciplinar.

“Debemos pensar en ciudades 100% eléctricas. Chile debe tomar una determinación respecto de qué energías vamos a usar y cuáles son las menos contaminantes”, sostiene.

Rodrigo, ¿cómo llegaste a cursar el programa de Planificador Urbano UC?

En mis inicios en la educación superior estudié algunos años de construcción civil, no sintiéndome particularmente cómodo con la carrera. Luego me fui a Europa, y en Bélgica, específicamente en la Universidad de Saint-Luc de Bruselas, me encontré con un programa de pregrado vespertino sobre ordenamiento territorial que duraba tres años. Terminé todos los cursos, pero por motivos de trabajo y viajes no pude terminar mi tesis, pero en cuanto a cursos dejé aprobado el programa académico completo.  

En ese minuto comencé a tomarle el gusto a los temas urbanos y de ciudad, por lo tanto cuando volví a Chile, alrededor del 2011, escuché que el programa de planificación urbana se estaba creando en la UC y que se estudiaría a través del College. Así, decidí incorporarme a la Universidad Católica, a través del College de Artes y Humanidades. Hice un Major en Planificación Urbana y un Minor en Estudios Urbanos, entonces cuando el programa se aprobó y comenzó a dictarse formalmente yo ya tenía la mayoría de los cursos aprobados, además de otros que había hecho en Bélgica y que el Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC me convalidó.

Cuando el programa se articuló completamente, cursé el Magíster. Hoy, luego de todos mis estudios, soy Magíster en Desarrollo Urbano y Planificador Urbano PUC.

¿Qué necesidad viene a suplir en Chile en título profesional de Planificador Urbano?

Hay muy buenos profesionales dedicados a temas urbanos y de ciudad. Si bien, quizás, no son planificadores urbanos desde el pregrado, han hecho posgrados y han estudiado mucho el tema.

Creo que este programa aporta a la cultura urbana del país, porque cambia el paradigma de quienes salen de su colegio y quieren estudiar, por ejemplo, Derecho, Odontología o Medicina Veterinaria, y les abre una opción más que no existía. Falta mucha educación a este respecto y al incorporar la planificación urbana en la oferta académica de pregrado y en el colectivo social, culturalmente contribuye mucho al desarrollo profesional, sobre todo en municipios y otros servicios que tienen que ver con el desarrollo de ciudades y territorios. 

Además, este programa suple la necesidad urgente que tiene el mercado por profesionales planificadores urbanos, que entiendan el campo del desarrollo urbano y de la planificación urbana y territorial desde una óptica multidisciplinaria, sobre todo en un país permanentemente expuesto a desastres naturales y que va a requerir siempre de una buena planificación desde el sector público, municipios y la sociedad en su conjunto.

¿Cómo crees que el Planificador Urbano, como profesión, se inserta en el mundo del desarrollo urbano y del estudio de la ciudad y del territorio?

Creo que puede transformarse en un nexo y un puente muy necesario entre el estudio de la ciudad y el territorio, es decir, entre la Academia y la aplicación práctica de la profesión, por ejemplo, en el caso del ejercicio en municipios y organismos que tienen que ver con el territorio y la ciudad. Creo que es un gran paso, porque nos permite también asumir que la planificación urbana debe ser abordada desde una óptica multidisciplinaria y multi profesional, y no solo desde la arquitectura o solo desde el urbanismo. 

¿Se genera con esto un nuevo desafío en Chile, en términos de generar el perfil profesional del Planificador Urbano e incorporarlo como tal, por ejemplo, en las plantas de trabajo del sector público a nivel nacional, regional y/o municipal?

Sin duda. Hay un gran desafío en ese sentido. De momento tenemos los temas alusivos a la ciudad muy segregados entre sí. El Planificador Urbano tiene la capacidad de articular distintas profesiones y profesionales para el óptimo y balanceado desarrollo de la ciudad y del territorio. Creo que es un tema que hay que ir resolviendo de a poco y esta nueva profesión formal y consolidada ayuda mucho.

¿Cuál crees tú que es el desafío clave para el Planificador Urbano UC para el Chile de los próximos 20 ó 30 años?

Creo que primero debemos combatir fuertemente la segregación urbana, tomando en cuenta cómo hacemos y generamos ciudades que brinden oportunidades y acceso a servicios, cosa que no se logra con otra cosa que no sea una buena planificación.

Otros aspectos que debemos trabajar y mejorar son, por ejemplo, elevar los estándares del transporte público; trabajar para reducir la contaminación ambiental en nuestras ciudades, por ejemplo con una meta de CO2 neutro; generar espacios públicos que acojan a las personas y que inviten a hacer ciudad, porque es ahí donde se puede generar calidad de vida, más allá de las puertas de la casa de cada uno de nosotros; además de crear barrios y conjuntos habitacionales con mayor mixtura social, con adecuada urbanización y conectados con los servicios de la ciudad, como salud, educación y transporte público. 

El Planificador Urbano puede trabajar para romper con la cultura de la segregación social que ha acompañado los procesos de desarrollo urbano de nuestro país durante el último tiempo.

En términos de movilidad, creo que debemos generar más y mejores espacios para la bicicleta, que además de descontaminar y de contribuir con la disminución del tráfico vehicular, permite generar alternativas de movilidad al interior de las ciudades que fomentan la vida más sana y nuevas formas de convivencia urbana entre peatones, ciclistas y automovilistas.

El Planificador Urbano debe también saber leer a la sociedad. Conocer los procesos culturales, sociales y de identidad es muy importante para la cohesión social, y es parte integral del trabajo del Planificador Urbano UC.

¿Cuál es tu modelo ideal de ciudad…la ciudad del siglo XXI?

Algo muy importante es que comencemos a pensar, en serio, en ciudades 100% eléctricas. Deberíamos transportarnos eléctricamente, ya sea en superficie o bajo tierra. He escuchado, por ejemplo, que Volvo comenzará a fabricar automóviles sin carburantes, sino eléctricos, y eso es una contribución enorme.

Chile debe tomar una determinación respecto de qué energías vamos a usar y cuáles son las menos contaminantes.

Por lo demás, creo que las ciudades deben ser más inclusivas y socialmente integradas; menos segregadas; menos contaminantes; con más y mejor infraestructura pública; con mejores condiciones de libre acceso a bienes públicos de calidad y con alta participación de la ciudadanía en los procesos de desarrollo de su entorno y su territorio.

Información Periodística: Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC
 

Mapa del sitio
2010 Pontificia Universidad Católica de Chile - Fono: (56) (2) 2354 5774 - Correo: contactocollege@uc.cl - .
Vicuña Mackenna 4860, Macul - Santiago - Chile